Cactáceas mexicanas, un compromiso con la flora local

El acueducto El Realito nos ha permitido trabajar con flora característica del suelo mexicano: las cactáceas. Al reubicar algunas por razones del proyecto y reforestar la zona, vencimos desafíos no previstos para que vivan aún cuando el proyecto haya concluido.

El análisis de suelos nos mostró zonas de erosión hídrica severa que habían quedado desnudas de capa vegetal, creando profundos huecos, por lo que decidimos crear represas para retener el suelo vegetal y evitar su arrastre por las lluvias.

También recolectamos 12.074 kg de germoplasma de 20 especies, a partir de las cuales se produjeron 7,083 organismos que cuidamos en nuestros viveros, y con los cuales reforestamos 150 hectáreas.

Para cuidar y dar seguimiento a las cactáceas plantadas, creamos polígonos georeferenciados, inventariados y delimitados. Un GPS nos permite conocer la ubicación exacta de cada una de las 130,356 cactáceas que reubicamos en zonas rurales y urbanas, pertenecientes a unas 33 especies. Se formaron 153 polígonos, 109 en el estado de Guanajuato y 44 en San Luis Potosí.

Como constructores de bienestar social, sabemos que este acueducto reducirá el desabasto futuro de agua a la población de la zona centro del estado de San Luis Potosí, pero también mostramos nuestro compromiso con la naturaleza.